Volver

Portada » Regatas » Regatas » Vendée Globe 2008-09: 30 solitarios alrededor del mundo

Etiquetas

2008   2009   Competicion   regata   unai basurko   VELA   veleros   vendee globe  

Vendée Globe 2008-09: 30 solitarios alrededor del mundo

Yate nº 507

ComentarEnviar a un amigoImprimir Textos  Santi Serrat 

cerrarEnviar este artículo a un amigo:

Datos de tu amigo:

Tus datos (para poder indicar quién se lo manda):

  1. Vendee Globe 2008-2009
  2. Favoritos al podio
  3. Otros favoritos al podio
  4. Grupo de cabeza
  5. Unai Basurko

Todos los récords de participación batidos, más barcos nuevos que nunca y los mejores patrones del mundo de la vela oceánica en solitario. La Vendée Globe promete ser el acontecimiento oceánico más intenso de la historia. Unai Basurko está allí recogiendo el testigo de José Luis Ugarte.

¿La regata del siglo? Probablemente sí. Pocos años atrás pocos hubieran augurado que 30 IMOCA Open 60 se reunieran en la línea de salida de la Vendée Globe para iniciar la regata más dura del mundo de la vela: la vuelta al mundo en solitario y sin escalas. La verdad es que ver a 30 IMOCA juntos, 19 de los cuales considerados de “última generación”, impresiona y supone un espectáculo fascinante.
Foncia
Les Sables d’Olonne, la incuestionable capital de la vela en solitario, se vio desbordada una vez más por la gran fiesta que supone cada cuatro años la gran regata. 800.000 personas visitaron el village desde su inauguración y se esperan cifras récord de visitas al PC de la regata instalado en la parisina Tour de Montparnasse. La salida se dio en un día gris y lluvioso tras haber pasado un clásico frente del sureste el día anterior, perturbación que dejó una importante mar de fondo sobre la que los impresionantes 60 pies cabalgaban majestuosamente. El espectáculo era único: ver apiñados a los barcos que están marcando las tendencias tecnológicas del momento. Éstas se han presentado variadas y son realmente innovadoras respecto a las de la generación precedente. La mayoría de ellas se presentó ya en la Barcelona World Race, regata que, por el calendario, se sitúa como un extraordinario test para los nuevos diseños que tienen como objetivo el Everest de la vela. Por ello no es de extrañar que, tras la salida, que todos los barcos tomaron amurados a babor y la mayoría con un rizo en la mayor y el solent, fueran los barcos y los patrones ya bregados en la regata española los que lideraran el grupo de cabeza. El Paprec-Virbac 2, de Jean -Pierre Dick, el BT (ex-Estrella Damm) de Sébastien Josse, el Delta Dore, de Jérémie Beyou, el PRB, de Vincent Riou y el Veolia Environnement, de Roland Jourdain, a los que se incorporaron una rapidísima Dee Caffari, con su Aviva, Loïck Peyron, una de las grandes vacas sagradas de esta regata, con su Gitana Eighty, y el espectacular Safran, de Marc Guillemot, formaron un grupo compacto que poco a poco se fue desmarcando del resto.

Primer frente y primeros abandonos


Un frente que ya estaba previsto alcanzó a la flota en medio del golfo de Vizcaya. En el momento de cerrar este artículo, vientos muy duros del suroeste se habían cobrado ya dos palos: el del novísimo Groupe Bel, de Kito de Pavant, y el del Aquarelle, de Yannick Bestaven. Ambos manifestaron su intención de continuar la regata, aunque la última palabra la tendrán sus respectivos equipos de tierra. La dura méteo puso también a prueba las reparaciones de última hora realizadas en el Hugo Boss, de Alex Thomson, después de que éste colisionara con un carguero 15 días antes de la salida, y una vía de agua obligó al británico a regresar a Les sables. Ya antes de las desarboladuras, se habían registrado regresos para reparaciones apresuradas: Michel Desjoyeux, por problemas de una vía de agua en los tanques de contrapeso y Dominique Wavre y Derek Hatfield por fallos eléctricos. Va a ser sin duda una regata movida y apasionante.

Quién es quién


En plena dialéctica por la definición del nuevo reglamento de las clases IMOCA, la Vendée Globe de este año se muestra efervescente en cuanto a nuevos diseños y a nivel de los participantes. Llegan a 19 los barcos de última generación diseñados y construidos especialmente para esta edición de la regata. El mercado de segunda mano se ha mantenido estable, ofreciendo la posibilidad de poder comprobar cÓmo las curas de rejuvenecimiento alcanzan niveles de auténtica especialización. Por lo que hace referencia al factor humano, destacan dos grandes “retornos” a la clase cumbre de los monocascos: el de Loïck Peyron y el de Michel Desjoyeux. El primero es un histórico de la vela oceánica que tuvo el honor de pasearse en coche descubierto por los Campos Elíseos con Titouan Lamazou tras su primera participación en 1989; el segundo es el más fiel heredero de la personalidad de Eric Tabarly y el navegante oceánico más laureado de la historia. Junto a ellos se puede decir que están casi todos los grandes protagonistas de la clase IMOCA de la última década: Vincent Riou, Dominique Wavre, Roland Jourdain, Mike Golding, Marc Thiercelin, Alex Thomson, Sébastien Josse, JeanPierre Dick, Jean Le Cam, Bernard Stamm y Unai Basurko. Pero también nuevos allegados a la clase, navegantes que provienen del Mini y del Figaro con proyectos muy potentes: como Jérémie Beyou, Yann Eliès, Kito de Pavant y Armel Le Cleac’h. Y la nueva generación de solitarios británicos como Dee Caffari, Jonny Malbon y Brian Thompson que aprietan muy fuerte a la supremacía gala. La gran expansión de IMOCA Open 60 se hace patente con la internacionalización de la flota, aunque continúa la supremacía numérica francesa ante una evidente ascensión de la británica: 17 franceses, siete británicos, dos suizos, Y un representante de España, Canadá, EEUU y Austria respectivamente. También el diseño y la construcción sigue la tendencia internacionalizadora ya iniciada en la anterior edición. Bruce Farr firma ocho diseños, sin duda a causa del éxito del Virbac-Paprec, el primer barco de Jean-Pierre Dick y la confianza depositada por éste en el diseñador neocelandés en su segundo barco, el Paprec-Virbac 2, que venció en la Barcelona World Race. La apuesta de patrones como Vincent Riou, Jéremie Beyou, Michel Desjoyeaux y Loïck Peyron ha provocado el notable incremento de la demanda que ha experimentado el gabinete del neocelandés. Finot-Conq, quienes firmaron los planos de los barcos que han ganado las cuatro últimas Vendée Globe y han sido los grandes innovadores de la historia de los IMOCA, han tenido una dura competencia y firman cuatro dibujos, los mismo que los de los británicos Owen-Clarke. Una novedad interesante supone la entrada de Juan Kouyoumdjian en el mundo de los IMOCA con el diseño del Bahrain Team Pindar y de Van Pétéghem Lauriot-Prévost en colaboración con Guillaume Verdier, especialistas en multicascos, que firman el Safran y el Groupe Bel. A nivel de astilleros, Francia sigue en cabeza con nueve unidades, pero Nueva Zelanda ha botado seis y tres el Reino Unido. Esta edición del “Everest” de la vela promete unos niveles de competitividad y emoción excepcionales. Hay que remontarse a la Whitbread de 1981/82 para encontrar a 29 participantes en la línea de salida; éste es un éxito sin precedentes de la esta gran regata y de una clase que logra convencer a navegantes, organizadores y patrocinadores y que sin duda va a proporcionarnos más de tres meses de auténtico placer a todos los aficionados de la vela oceánica.

Puntúa el artículo
- Puntuación media 3/5 (85 votos)



Para dejar un comentario regístrate o accede si ya eres usuario.

Aviso legal - Acerca de - Contacto - Política de privacidad - Mapa Web - MC Ediciones - Passeig Sant Gervasi, 16-20 08022 - BARCELONA

Publicaciones online de MC Ediciones, S.A.MC Ediciones

© 2008 MC Ediciones, S.A. | Powered by Newcomlab