Volver

Portada » Pruebas » Pruebas » Sealine SC47: En el Olimpo de las prestaciones

Sealine SC47: En el Olimpo de las prestaciones

Yate nº 508

ComentarEnviar a un amigoImprimir Textos  E. Díaz 

cerrarEnviar este artículo a un amigo:

Datos de tu amigo:

Tus datos (para poder indicar quién se lo manda):

  1. Barco Sealine SC47
  2. Crucero Mediterraneo
  3. Ficha técnica Sealine SC47
  4. Valoración Sealine SC47

El Sealine SC47 es el último modelo del astillero británico. Es el mayor crucero deportivo de la casa, que sigue los conceptos estilísticos de los barcos más pequeños de la línea SC. Fue presentado en los recientes salones de Génova y Barcelona donde se hizo especial hincapié en las prestaciones que brinda la transmisión Zeus con motorización Cummins MerCruiser y las facilidades que proporciona el joystick con el que amarrar es un juego de niños.

Hasta la aparición de la SC47, la línea Sport Cruiser de Sealine estaba compuesta por embarcaciones menores a los 12 metros. El salto a los 47 pies obligaba a la casa británica a ofrecer un producto diferente a lo ofrecido en esa eslora. Para ello se decidió continuar con la línea estética iniciada en las SC35 y SC38 cuyas formas, volúmenes y decoraciones ya tienen un sello de identidad propio. Sin embargo, ello no era suficiente para competir en un mercado, el de las cabinas sedán, que cada día gana más adeptos. Era evidente que el plus debía venir entonces por el lado de las prestaciones, aunque hubiera poco para mejorar en barcos mundialmente reconocidos por su buena navegación y sólida construcción. El valor agregado llegó, y lo hizo en el apartado prestaciones de la mano de una de las marcas más reconocidas en el mundo de los motores marinos para esloras medias y grandes: Cummins MerCruiser, que acaba de lanzar el sistema de transmisión Zeus. El Zeus es un sistema de colas que actúan independientes una de otra, tal como sucede en el sistema IPS de Volvo Penta. La SC47 es uno de los primeros tres barcos en el mundo en equipar el Zeus 3500 con motores QSB 5.9 de 480 caballos junto a una Astondoa 43 Open y una Sea Ray 475 Sundancer. Pero como si ello fuera poco, en el momento en que la polémica entre el Zeus y el IPS se instala fuertemente en el mundo del motor, la Sealine SC47 es uno de los primeros barcos en el planeta en ofrecer indistintamente las dos transmisiones según lo desee el cliente. En lo estético destaca la posibilidad de optar por un casco de color, que le otorga una imagen agresiva y estilizada. Imagen que se realza por la carencia de elementos que sobrecarguen la perspectiva. Entre los aspectos funcionales son de elogiar el techo de lona deslizante que tan buenos comentarios generó cunado se lo implantó en los anteriores SC y la gran claraboya del salón denominada Skylight que inunda de luz y cielo el principal ambiente interior.

El lugar elegido por Sealine para la prueba fue Varazze. Allí, en el centro neurálgico de las embarcaciones de motor, donde en 150 kilómetros de costa están instalados los principales astilleros italianos que gestan la mayoría de deportivas del mercado, tuvimos la oportunidad de navegar la SC47, un yate que como el resto de los barcos de Sealine se adhiere a una concepción de la náutica de recreo muy clara: disfrutar del tiempo libre en el mar con la misma comodidad que se dispone en casa. Todo, por supuesto, con los niveles de seguridad y prestaciones clásicos de las embarcaciones de las islas británicas.

Elegante y distinguida


Como toda embarcación con hard top convertible que se precie, la Sealine SC47 se vale de su techo de fácil apertura para crear dos espacios en uno y que éste sea el centro de la vida a bordo. La bañera tiene el puesto de gobierno a estribor y la puerta corredera de bajada al salón en el centro sobre la línea de crujía, entre el asiento del patrón y un gran solárium para dos personas que ocupa la parte más a proa y a babor de la bañera. En la banda de estribor, comenzando por popa, hay un sofá de tres plazas enfrentado a la dinette pero separado de ella por el pasillo, luego un mueble bar con barbacoa, máquina de hielo y nevera opcionales y finalmente el puesto de gobierno. En la banda de babor está la dinete con un gran sofá en C y la mencionada cama de sol a proa. Por supuesto, a la hora del aperitivo o la comida se puede abrir la mesa para que sea capaz para ocho personas. El área más importante del barco se completa con grandes cofres de estiba y el acceso a la sala de máquinas bajo bañera.
La plataforma de baño se entrega de serie recubierta en teca con una escalera de baño en inox que se estiba en un cofre a babor de la plataforma y la ducha de agua caliente y fría a estribor junto a otro cofre para elementos de natación. Lo más interesante de esta plataforma es su superficie, que permite estibar un auxiliar sobre ella por lo que se prescinde del típico garaje bajo un solárium, habitual en esta eslora, y se gana área habitable en bañera. En el camino a proa, los pasillos laterales no ofrecen incomodidades y el apoyo extra que da la estructura del parabrisas que lleva cristal reforzado polarizado, facilita el tránsito. La cubierta es muy limpia, y queda enmarcada dentro de un púlpito de inox que se continúa hasta la popa del barco. El detalle de la cubierta de proa es el gran espacio libre del que se dispone aunque llama la atención que no se haya instalado un solárium. La maniobra de fondeo está enviada bajo cubierta dejando a la vista solamente la tapa del pozo de anclas, ya que cadena y ancla corren bajo la cubierta, hasta su salida por la roda.

Visibilidad ante todo


Por las características deportivas de la SC47, el lugar preferido del armador será, casi sin excepciones, el puesto de gobierno. Desde su asiento, con capacidad para dos personas, se domina toda la embarcación. Lamentablemente el astillero optó por un cofre debajo de su butaca en vez de dotarla de la posibilidad de regularla en aproximación o altura, aunque sí dispone de un ala abatible para mejorar el confort en el momento de gobernar de pie. Ello posibilita que la visibilidad perfecta que se tiene gobernando de pie se repite si se está sentado, y aunque la barra superior del parabrisas es algo ancha no molesta como en otros modelos. El resto, también está muy bien. Los controles de velocidad y trimado en posición correcta, el instrumental estándar es más que aceptable y hay suficiente espacio para incluir más aparatos si el armador lo desea. La estética del conjunto es moderna y su ergonomía está optimizada por un panel que tiene la posibilidad de ser abierto, sin ser desmontado, para hacer cualquier tipo de reparación, instalación o cambio de instrumental. La estrella de este rincón es, sin dudas, el joystick. Gracias a él y a su diseño ergonómico es muy fácil realizar cualquier maniobra, incluido un hipotético movimiento lateral de la embarcación.

Claridad y funcionalidad


En el interior, el salón, claro y luminoso gracias al Skylight, está ubicado a estribor dejando todo el largo de babor para la cocina. Sobre el asiento en forma de C, transformable en cama doble, hay una zona de estiba y estantes; y con la mesa central instalada caben cómodamente seis personas para comer y hasta ocho si se utilizan butacones extras. Enfrentada al salón está la cocina. Hay un gran fregadero de inox con grifo mezclador de agua fría y caliente. La cocina, propiamente dicha, tiene tres fogones de gas con horno , aunque se puede optar por vitrocerámica y de manera independiente un horno con grill. En la parte más a proa hay un gran mueble en el que está la nevera, y sobre él, en un parante móvil está el televisor de 26 pulgadas de serie. Bajo la parte central del mueble y en estantes superiores hay espacios para estibar vajilla, y almacenar comida. La iluminación de este ambiente es por luces empotradas en el techo. A proa del salón hay una gran puerta de dos hojas que conduce al camarote VIP, que tiene el baño compartimentado en dos ambientes: el de estribor es el aseo propiamente dicho y el de babor a una amplia ducha. Ambos, aseo y ducha tienen una segunda puerta que da al salón para poder ser utilizados por los invitados diurnos o por quienes pernocten en el salón. El armador puede optar por dos baños en lugar de esta versión. En ese caso, uno será exclusivo del compartimiento de proa y el otro para los invitados de día, pero creemos que la distribución de la embarcación probada es más acertada ya que aun cuando resta intimidad a quienes ocupan la cabina de proa se gana en comodidad y limpieza al estar separado el aseo de la ducha. El camarote de invitados ocupa el triángulo de proa. Una cama doble clásica con espacio para estiba inferior domina la estancia. Hay un pequeño tocador con espejo, estanterías y cajoneras laterales, un armario muy grande a cada banda, luces cenitales, una escotilla de techo y portillos laterales. Como en todos los compartimientos hay enchufes de 220 voltios.


A popa está el camarote principal que tiene una gran cama doble y ocupa toda la manga con portillos laterales en el casco que permiten disfrutar de las excelentes vistas que depare el fondeo. A estribor hay un sofá, utilizable como tercera cama si se trata de un niño. Hay portillos un armario muy grande, cajoneras, dos bibliotecas, luces de lectura, toma de 220 voltios e iluminación en la entrada, donde sobra altura para estar de pie. El detalle está dado por un mueble en la banda de babor que al abrirse se convierte en un tocador con espejo.

Puntúa el artículo
- Puntuación media 3/5 (179 votos)




Para identificar tus comentarios regístrate o accede si ya eres usuario.

Aviso legal - Acerca de - Contacto - Política de privacidad - Mapa Web - MC Ediciones - Passeig Sant Gervasi, 16-20 08022 - BARCELONA