Volver

Portada » Pruebas » Pruebas » OCÉANIS 43: EL CRUCERO DEL MEDITERRÁNEO

Etiquetas

Bénéteau   chárter   Nauta   Océanis  

OCÉANIS 43: EL CRUCERO DEL MEDITERRÁNEO

Yate nº 492

ComentarEnviar a un amigoImprimir Textos  Leo Corral  Fotos  Gregorio García 

1. Artículo2. Más información3. Datos técnicos4. Ficha técnica5. Valoración

cerrarEnviar este artículo a un amigo:

Datos de tu amigo:

Tus datos (para poder indicar quién se lo manda):

La renovación de la línea de crucero de bénéteau continúa con el Océanis 43. La clásica gama que copó el mediterráneo desde mediados de los ochenta con la proliferación de los barcos de chárter, se despega de esa imagen ofreciendo una notable mejora estética y constructiva en busca del armador particular. La decoración de nauta y la experiencia del astillero se combinan acertadamente para ello.

Astillero: Bénéteau
País: Francia
Diseño: Berret-Racoupeau/Nauta Design
Eslora: 13,13 m
Camarotes: 2/3
Precio: 134900 €, sin impuestos

Océanis 43 forma parte de una trilogía, compuesta también por el 40 y el 46 pies, presentada por Bénéteau en la ciudad de Valencia. Son los tres modelos que continuaron al Océanis 50 con el que el astillero francés comenzó la renovación de esta línea, que continuará próximamente con el 37. Como en varios modelos de la antigua gama, la arquitectura naval fue encargada al estudio Berret-Racoupeau, pero en estos nuevos modelos la decoración pertenece a Nauta Design. Nacidos tras la irrupción de la gama Cyclades del mismo astillero Bénéteau, claramente dirigidos a conquistar el mercado del chárter, en el que los Océanis habían cedido terreno a otras marcas, los relanzados Océanis intentan reubicarse con una estética y unas prestaciones más acordes al armador particular.
Como ejemplo basta decir que este Océanis 43 se ofrece con tres o dos cabinas solamente, cuando sus antecesores por eslora, el 423 y más atrás en el tiempo el 430, eran comercializados hasta con cuatro camarotes. En aras de esta renovación, mucho más que un simple lavado de cara, la incorporación de Nauta ha sido un gran acierto, tanto por la estética interior y exterior como por los volúmenes logrados. En el terreno de las prestaciones, sin embargo, los cambios no son tan marcados. Si bien las líneas de carena muestran un agiornamiento evidente, con una roda vertical que da paso a amuras angostas que contrastan con la anchura del tercio posterior, el barco de Berret sigue exhibiendo las mismas virtudes y defectos que sus anteriores diseños. Es un velero muy veloz en vientos suaves, de los que va a encontrarse el usuario mediterráneo, pero pedirá una reducción de velamen, so pena de irse de orzada en una racha, muy por debajo de lo debido en un barco cuya finalidad principal es que sea gobernado por una tripulación reducida.

BAÑERA Y MANIOBRA DE RELAX
La disposición de bañera es la adecuada para que una pareja con sus hijos o amigos neófitos en el arte de la velapuedan gobernar con tranquilidad el velero y disfrutar enormemente de un aperitivo o comida en una cala o el propio puerto.
La gran mesa de bañera con su pozo nevera de hielo es la gran protagonista, muy bien complementada por las protectoras brazolas que enmarcan los amplios y largos bancos. Se ha prescindido de regulador de baquestay, se ofrece un carro de mayor casi de manera testimonial por su lejana ubicación y se llevan las escotas de génova y asimétrico a winches ubicados 20 centímetrosdelante de la consola de gobierno para que toda la bañera quede libre de cabos. Todo perfecto para que dos manos, valiéndose del piloto automático en algún momento, hagan sentir todo el placer de la navegación a sus invitados.
La única contra es la mencionada antes, su poca estabilidad de rumbo a la que refresca, lo que lleva a preguntarse si es más problemático para una familia tipo regular un estay popel, o tomar un rizo. Definitivamente quienes salen a navegar en familia no están dispuestos a hacer banda y lo del rizo sin enrollador es casi una utopía para un patrón familiar en esta eslora. Seguramente preferirá tanto él como su familia un barco más duro, más pesado, con el que llegará un poco más tarde a destino, pero sin haber pasado sobresalto alguno. Y si hablamos de un barco más duro es porque la simple solución de una pala más larga para evitar la orzada, a juzgar por los antecedentes, no parece ser suficiente. Por lo demás, es fácil de gobernar con sus dos ruedas bien distanciadas que ofrecen inmejorables apoyos y visibilidad desde las bandas.
La inestimable ayuda de la pantalla multifunción orientable evitará que el timonel deba abandonar la zona más que para regular la mayor, ya que el génova le queda tan a mano que si otro tripulante quisiera trimarlo, deberá hacerlo posicionándose en el sentido inverso de la marcha.

MUCHO MÁS QUE LA MODA
El resto de la cubierta sigue reflejando el aire moderno de la bañera y su mismo programa. Los pasillos a proa son anchos y cómodos, su revestimiento de teca se complementa y engalana con los pasamanos y la tapa de regala de la misma madera y la caseta semienrasada le da un aire de estricta actualidad al conjunto. Hay portones y cornamusas en cada banda por si se abarloa el barco y ningún cabo molesta o incomoda. Las drizas, la contra y el pajarín están reenviados bajo el tejadillo, y el enrollador de génova corre por los candeleros.
Un punto destacable es la gran lumbrera ubicada detrás del mástil que a juego con la de los laterales de la caseta despiertan agradables sensaciones visuales tanto desde el exterior como desde el interior. El resto de escotillas y portillos son más tradicionales y podrían estar enrasados para elevar aún más el valor estético de la cubierta, pero teniendo en cuenta el programa y precio del barco, son adecuados.
En los dos extremos del velero nuevamente las correctas soluciones merecen destacarse. La proa ofrece un pozo dividido en dos: a babor hay una base en la que está instalado el molinete y a estribor el propio cofre para la cadena y, si se desea, las defensas y material de limpieza. La plataforma de baño en el extremo de popa es completa con su ducha de agua caliente y fría, su escalera y un cofre para estibar los objetos de natación. El paso hacia ella se realiza a través de la parte central del banco de popa que cuenta con un pistón para mantenerse abierto. Los restantes bancos de popa dan lugar a un cofre para dos bombonas de gas y otro de grandes dimensiones para material diverso.

DOS O TRES CABINAS
Superar las dos puertas de teca del tambucho del Océanis 43, da lugar a dos mundos, según el armador elija la opción de dos o tres cabinas. Y si hablamos de dos mundos es porque la diferencia va mucho más allá de disponer de uno o dos camarotes en popa. La única coincidencia para ambas versiones es la cabina de proa con su aseo. El de menos ambientes dispone de la cabina de popa con la cama dispuesta en sentido perpendicular al eje de crujía lo que da lugar a un gran cofre de estiba en babor. La disposición del aseo es similar a la del tres camarotes pero en el salón, en lugar de la cocina longitudinal, en la banda de babor se ha dispuesto un largo sofá, enfrentado a la mesa del comedor, que finaliza en una mesa de cartas a popa por lo que debe usarse en sentido contrario a la marcha. Finalmente, toda la popa de babor se ha destinado a una cocina en C.
La disposición interior de la unidad vista en Valencia se correspondía a la versión de tres cabinas, con cocina longitudinal y mesa de cartas tipo despacho, a babor. Superada la fase de las necesidades del armador en cuanto a camas, que serán decisivas para optar por una u otra versión, la decisión quedará supeditada a la parte de babor del barco. Cocina en C más litera de navegación con mesa de cartas de solución o cocina longitudinal, banco para la mesa de comedor y mesa de cartas tipo despacho. La pantalla multifunción en la bañera indica que la mesa se usará poco como tal. Por lo que cocina en C más litera en salón será la opción de quien prefiera navegar mucho y, por lo tanto lo que se acerca más a la nueva filosofía Océanis de armador particular.
En ambos casos los camarotes ofrecen más que sobrado espacio. El de proa cuenta con una gran cama, donde es posible dormir sólo con la cabeza hacia atrás, y tiene buenos armarios y un baño correcto. Los de popa centran su estiba en un armario y cofres bajo las camas.
En el salón, el sofá es amplio y cómodo y la mesa un verdadero acierto de diseño y realización que puede duplicar la superficie y girarse según convenga en cada momento. La iluminación está muy bien lograda con focos e interruptores y las cortinas y los suelos que imitan parquet elevan los placeres de vista y tacto. La carpintería prosigue el estilo creado por Nauta para el primer Océanis de esta generación y está acorde al barco y su presupuesto aunque podría mejorarse algún elemento. La tapicería en símil cuero combina adecuadamente con los tonos frutales de la madera y el blanco roto de los techos. En general se han logrado ambientes elegantes y cálidos, sin perder espíritu marinero, lo que es bastante en los tiempos que corren.

1. Artículo2. Más información3. Datos técnicos4. Ficha técnica5. Valoración

Puntúa el artículo
- Puntuación media 3/5 (247 votos)



Para dejar un comentario regístrate o accede si ya eres usuario.

Aviso legal - Acerca de - Contacto - Política de privacidad - Mapa Web - MC Ediciones - Passeig Sant Gervasi, 16-20 08022 - BARCELONA

Publicaciones online de MC Ediciones, S.A.MC Ediciones

© 2008 MC Ediciones, S.A. | Powered by Newcomlab