Volver

Portada » Crucero práctico » Crucero práctico » BARCOS DE OCASIÓN: LA REVISIÓN BÁSICA

BARCOS DE OCASIÓN: LA REVISIÓN BÁSICA

Yate nº 497

ComentarEnviar a un amigoImprimir Textos  Isidro Martí 

1. Introducción2. Más información

cerrarEnviar este artículo a un amigo:

Datos de tu amigo:

Tus datos (para poder indicar quién se lo manda):

La vida útil de los veleros es mucho mayor que la de los coches, por suerte para los aficionados a la vela de crucero en el momento de optar por la compra de un barco de segunda mano. Llegado el caso, a continuación proponemos una rápida revisión previa que puede ahorrar muchos disgustos.

El proceso de compra de un barco usado puede ser mucho más complicado y complejo de lo que pueda parecer a primera vista. El futuro armador empieza por ver un barco, y después otro y otro sin descanso hasta llegar a un galimatías de esloras, precios y posibilidades. Existe un sistema para poner un poco de orden en este esfuerzo: algunos compradores se imaginan un croquis de su barco ideal y lo definen como estándar. A partir de entonces comparan todos los barcos que ven y los eliminan si no consiguen que se parezca bastante al arquetipo. Cuando un comprador de un velero encuentra lo más parecido al modelo de sus sueños, suele basarse inicialmente en su aspecto y en el estado y suntuosidad de los interiores. Pero supongamos que un problema de deslaminación en el casco o en la cubierta se detecta al poco tiempo de haber comprado el barco de segunda mano. La reparación puede llegar a costar más que el coste inicial del barco, por lo que por el mismo precio final se podría haber obtenido un barco más nuevo o de mayor eslora u otro de la misma eslora y misma antigüedad pero a mucho mejor precio. La ilusión inicial de la compra, la estética exterior e interior que llevan a soñar en futuras navegaciones no nos han de hacer perder de vista el precio final de la embarcación.
En nuestro país todavía no es muy común contratar los servicios de un perito o un inspector en el momento previo de decidir la compra de la embarcación, sobre todo si el velero no es de gran eslora. Aunque no se sea un gran experto, se pueden seguir una serie de pasos y realizar unas observaciones que nos evitarán sorpresas, antes de contratar los servicios de un profesional. A continuación propondremos un sencillo protocolo de revisiones que no nos llevarán demasiado tiempo, y que se pueden realizar sin grandes esfuerzos. No es práctico ni económico, además, solicitar una inspección de cada barco que nos interese, pero la revisión que proponemos a continuación puede detectar problemas obvios y darnos una idea de la calidad general del barco y de las condiciones del mismo. El truco consiste en saber exactamente lo que se está mirando y no permitirse distracciones con los acabados de carpintería y los barnices. Es importante concentrase en lo básico y no perder detalle de lo observado. La mayoría de los barcos son robustos y consistentes, por lo que si después de esta revisión lo único que se detecta son problemas de mantenimiento querrá decir que estamos en la senda correcta. Sin embargo, no hay que perder de vista que si el barco ha pasado por diferentes manos, las reparaciones y las modificaciones pueden reflejar los diferentes niveles de cuidado y dedicación de los anteriores propietarios. Para realizar esta revisión de treinta minutos tan sólo necesitaremos buena luz natural, un destornillador plano, una linterna y recomendamos llevar también un lápiz y un cuaderno de notas.

Lo primero que haremos será separar en diferentes apartados el estudio de la embarcación: casco, cubierta, aparejo e interiores.

CASCO
Es obvio de que un barco tiene que tener un atractivo inicial para interesarnos, pero no hemos de dejarnos llevar por un amor ciego que nos evite ver detalles. Por otro lado, si las líneas exteriores no nos generan ninguna atracción inicial, más vale ahorrarse tiempo y ni siquiera subir a bordo. Evidentemente, para realizar esta inspección, el barco tiene que estar fuera del agua.
• Obra muerta y flotación: Nos hemos de mantener en el costado del barco, con la cabeza algo apartada, y caminaremos con una cierta velocidad alrededor del casco. Buscaremos así irregularidades en la superficie, como pueden ser bultos, golpes, hendiduras y grietas. También comprobaremos que la unión del casco con la cubierta sea correcta.
• Obra viva: Realizaremos una segunda pasada visual alrededor del casco, lentamente esta vez. Buscaremos pequeñas burbujas que puedan delatar presencia de ósmosis avanzada. Si al reventar una de estas burbujas el líquido interior huele a vinagre el caso está clarísimo.
• Quilla: Si existe una junta entre la quilla y el casco, comprobaremos su correcto estado, sin regueros de agua u óxido. Observaremos la parte baja de la quilla para detectar si ha habido una embarrancada reciente.
• Deslaminación del casco: Con el mango del destornillador golpearemos el casco, sobre todo ceca de los grifos de fondo, pasacascos, abertura de la limera del timón, transductores. Cualquier sonido diferente al habitual es sospechoso de deslaminación, pero antes de que cunda el pánico comprobaremos que no haya un tanque o alguna estructura interior que cambie claramente el sonido percutor de una forma natural.
• Timón: Giraremos la pala del timón a mano para comprobar que lo hace de una forma suave. El eje no tiene que tener juego.
• Hélice: Nos cercionaremos de su aspecto exterior, que no tenga daños, ni muescas. La moveremos arriba y abajo y a derecha e izquierda para comprobar que no tenga juego. Tampoco se ha de mover en el sentido proa popa.
• Otras consideraciones: Comprobaremos el estado de los ánodos de sacrificio.

CUBIERTA
Si la revisión del casco ha sido satisfactoria, podemos pasar a cubierta.
• Deslaminación de cubierta: Empezaremos por proa y golpearemos con el mango del destornillador, tal como habíamos hecho en el casco. Lo haremos cada dos palmos. No es raro que exista alguna pequeña deslaminación en la cubierta de los barcos. Lo que nosotros estamos buscando es un caso grave, con un cambio de sonido amplio y extenso.
• Goteras: Mientras estamos revisando la cubierta a golpe de destornillador, buscaremos cordones de silicona debajo de la regala o en los marcos de las escotillas. Pueden ser avisos de que en esas zonas existen goteras.
• Grietas en el gelcoat: Son las más fáciles de detectar, comprobaremos que no exista deslaminación debajo de esa área.
• Candeleros y pasamanos: Comprobaremos que los candeleros estén verticales y bien sujetos a cubierta. Miraremos que los cables y los tensores de los pasamanos no tengan grietas ni signos de corrosión. También revisaremos los tinteros de los candeleros que no presenten abolladuras, grietas y que los tornillos estén bien sujetos.
• Caña y rueda: Giraremos el sistema de gobierno desde la bañera para comprobar que no tiene juego ni realiza saltos extraños en caso de que sea rueda. Comprobaremos además que se detenga correctamente en los topes.
• Winches: Giraremos los winches varias vueltas completas para comprobar que lo hacen de forma correcta, con un sonido continuo que delate un buen funcionamiento de los gatillos interiores.
• Toldos: Comprobaremos que las fundas y los toldos están en buen estado, sobre todo sus costuras, y las partes plásticas transparentes que suelen estar muy castigadas por el sol. También revisaremos las cremalleras, los topes y los dientes de las mismas.
• Velas: Quitaremos las fundas de las velas tapadas. Tampoco es necesario izarlas: una revisión del tejido, de los patines y del aspecto exterior suele ser suficiente. En las velas enrollables tan sólo desenrollaremos unos pocos metros, para comprobar que el sistema funciona y que la vela está en buen estado.

1. Introducción2. Más información

Puntúa el artículo
- Puntuación media 3/5 (520 votos)




Para identificar tus comentarios regístrate o accede si ya eres usuario.

2 comentarios a "BARCOS DE OCASIÓN: LA REVISIÓN BÁSICA":

  • herraizj dice (21 / 04 / 2009):

    Hola,
    Escribo para contaros que he encontrado un libro muy interesante sobre tendencias editado en colaboración con BMW.

    Meteros en www.modern-spirits.es, si dejas tus datos (y vives en España), te envían a casa de forma gratuita el libro con entrevistas a gurús internacionales en enología, música, arquitectura o diseño.
    Hay una entrevista interesante a Lucca Bassani, empresario milanés que diseña y construye yates de lujo impresionantes.

    Un saludo,

  • alexnoguera dice (24 / 04 / 2008):

    Me pido un barco, que me acaban de decir que un amarre son 2,5 millones de €uros de nada...

Aviso legal - Acerca de - Contacto - Política de privacidad - Mapa Web - MC Ediciones - Passeig Sant Gervasi, 16-20 08022 - BARCELONA